Regala Emoción

ubicación de búsqueda

: 0
Loading...

Direcciones

Get Your Directions

Show Distance In

Cómo diferenciar las contracciones de parto y las de Braxton Hicks

Hace un par de semanas te hablamos de las contracciones de Braxton Hicks. Son contracciones uterinas esporádicas que aparecen al principio del embarazo (a partir del segundo trimestre), aunque generalmente no se pueden sentir tan pronto.

Lo más seguro es que empieces a notarlas a partir de la segunda mitad de la gestación. Por lo que, si te encuentras en esta etapa del embarazo, es probable que las hayas empezado a sentir. Estas contracciones se caracterizan porque abarcan todo el útero, comenzando en la parte superior y extendiéndose gradualmente hacia abajo.

Como todo músculo, el útero debe tener cierto entrenamiento para soportar el trabajo de parto, por lo que se podría decir que las contracciones de Braxton Hicks son ejercicios de preparación del útero. Son contracciones a modo de ensayo de las contracciones de parto, en las que el útero se contrae y endurece para dilatarse y que el bebé atraviese el canal vaginal.

Como ves, existen diferentes tipos de contracciones. Si bien cada clase tiende a estar presente en una fase determinada del embarazo, es posible que no sepas distinguirlas entre sí porque las de Braxton Hicks aumentan en frecuencia, duración e intensidad a medida que la gestación avanza, lo que puede llegar a confundirte. Es por ello que hoy te vamos a explicar cómo diferenciar las contracciones de parto y las de Braxton Hicks.

Diferencias entre las contracciones de parto y las de Braxton Hicks

Es importante saber diferenciar estos dos tipos de contracciones, pues, en función de cómo sean, se puede valorar si el parto ha comenzado o no. La frecuencia, intensidad y duración de las contracciones son parámetros que ayudan a determinar que el momento del nacimiento ha llegado.

La principal diferencia es que, mientras que las contracciones de Braxton Hicks no causan dolor (aunque sí pueden resultar molestas, especialmente hacia el final de embarazo), las del parto sí son dolorosas, ya que son más fuertes. De hecho, el dolor va creciendo en intensidad conforme la dilatación se hace más evidente. Además, las primeras contracciones duran poco tiempo, son irregulares y suelen ocurrir al final del día o después de algún esfuerzo. Por su parte, las del parto son contracciones cada vez más duraderas, regulares y rítmicas, es decir, que se repiten con intervalos menos variables. Más detalladamente, las contracciones de parto son muy regulares, suelen suceder cada 2 o 3 minutos y pueden llegar a durar de 90 a 120 segundos.

A diferencia de las primeras contracciones Braxton Hicks, que no producen ningún cambio notorio en el cuello del útero, las del parto pueden afinarlo gradualmente y hasta quizás comenzar a provocar algo de dilatación.

El lugar en el que sientas las contracciones también es determinante para saber qué tipo de contracciones tienes. Así es que si las notas en la parte baja del abdomen se trata de las de Braxton Hicks, mientras que si se desplazan de la espalda al abdomen y abarcan toda la tripa estarás cerca del momento del parto.

No te preocupes si al leerlo no te queda claro, ambos tipos de contracciones son muy diferentes entre sí y cuando las sientas las sabrás identificar.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Si todavía no estás en la semana 37 del embarazo y tus contracciones se vuelven más frecuentes, rítmicas o dolorosa, o en el caso de que identifiques alguno de estos síntomas, debes visitar a un especialista:

  • Dolores abdominales o similares a los cólicos menstruales.
  • Contracciones a intervalos regulares (más de cuatro contracciones en una hora o cada 10 minutos, aunque sean indoloras).
  • Pérdidas de sangre o hemorragia vaginal.
  • Aumento en el flujo vaginal o cambio en el tipo de flujo.
  • Aumento de presión en la pelvis (una sensación de que el bebé está empujando hacia abajo).
  • Dolor en la parte baja de la espalda, especialmente si no lo has sentido con anterioridad o si el dolor es sordo o rítmico.
  • En el caso de que las contracciones sean dolorosas o provoquen dificultades al caminar.

Además, para una mayor tranquilidad, si aún estás lejos de la fecha posible de parto y las contracciones de Braxton Hicks se vuelven más frecuentes, llama al médico de inmediato para que realice un registro adecuado y prescriba algún medicamento, si es preciso.

Cómo diferenciar las contracciones de parto y las de Braxton Hicks fue modificado por última vez: Febrero 4th, 2019 por ecox4d

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación de seguridad * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira todo lo que compartimos en Redes Sociales