< Galería

Semana 37 - 38

Ecografía Semana 37 – Ecografía Semana 38

En las semanas 37-38 del embarazo tu bebé estará muy encajado, pero aún puedes realizarte una ecografía para verle la carita. En la semana 37 y 38 de embarazo el feto mide unos 46-48 cm y pesa cerca de 2.900 gramos. Estas cifras son variables, pues dependen de cada bebé. Se calcula que a estas alturas del embarazo el bebé aumenta unos 15 gramos de grasa al día, que le servirá para regular mejor la temperatura en el exterior. Tu bebé está adquiriendo estatura y peso al mismo tiempo que va probando sus órganos en un entorno seguro.

En esta semana el lanugo, esa capa de bello que cubre todo el cuerpo, se cae casi por completo, quedando aún en brazos y hombros. 

Las uñas llegan a sobrepasar los dedos y el líquido amniótico va disminuyendo al servirle de alimento a través del cordón umbilical.



Apenas se mueve porque no le queda espacio, por lo que intentará estirarse un poco y podrás ver con claridad sus manitas o pies.


A partir de este momento el bebé ya está preparado para llegar a tus brazos. En cualquier momento puede darse el parto, ya que desde la semana 37 el feto ya está completamente formado.

 


¿Cómo está mi cuerpo?



En esta semana tu bebé ya se habrá dado la vuelta semanas antes para colocarse con la cabeza hacia abajo. Por eso, la presión que antes sentías sobre el tórax ahora la notarás sobre la pelvis, por lo que es probable que hayan aumentado tus ganas de orinar.



En esta fase de la gestación te sentirás más cansada, lenta e incluso torpe en los movimientos.  Sin embargo, a medida que se aproxima este momento el útero baja y sentirás una clara mejoría al respirar.

 

Consejo ecox



A medida que se acerca el final del parto las contracciones aumentan tanto en intensidad como en frecuencia y ritmo, así que tendrás que estar atenta. Si se producen cada 5 minutos o menos, o has expulsado el tapón mucoso acude al hospital porque el parto puede ser inminente. Ante estas situaciones es importante que aprendas a diferenciar las contracciones falsas, es decir, las de Braxton Hicks que aparecieron alrededor de la semana 31, de las del parto. Las primeras solo generan molestias, pero no dolor y son esporádicas. Las contracciones de parto, en cambio, son más intensas, regulares y tienen un ritmo. Además, están acompañadas de la progresiva dilatación del cuello uterino.



Tu instinto te hará sentir la necesidad de llevar siempre contigo una maleta con todo lo necesario, por si llega el momento del parto. Es por ello que a estas alturas es recomendable que hayas preparado tu plan de parto, en el que debes incluir aspectos como quién te va a acompañar (con los teléfonos de contacto), si vas a recurrir a la anestesia epidural o quién va a cortar el cordón umbilical.

¿Sientes curiosidad de como se verá tu bebé en los próximos meses?

Te dejamos la ecografía según la semana de gestación:

Pide tu cita