< Noticias

¿te falta el aire durante el embarazo? te lo contamos todo sobre la disnea

Las embarazadas tienden a sufrir un gran número de cambios durante esa época, y uno de los cambios que suelen sentir de una forma más rápida y común es la falta de aire y la dificultad para respirar, lo que provoca fatiga y cansancio con un menor movimiento.

 

Esa sensación de falta de aire se llama disnea, y es común durante el periodo del embarazo. Estas sensaciones suelen crecer de intensidad normalmente durante el segundo trimestre del embarazo.

 

¿De qué depende?

 

Como en general, depende de la gestación y de la persona embarazada. En general la disnea no tiene una definición exacta en las embarazadas, y más bien depende de la adaptación anatómica, biológica y fisiológica que sufren las madres. La adaptación tiene que ver con un aumento de la progesterona, lo cual afecta al centro respiratorio y al consumo del oxígeno.

 

¿Es normal?

 

Os preguntareis. Pues sí, esto se debe a unas adaptaciones biológicas debido al crecimiento del bebé dentro del útero y esto provoca que los órganos se compriman, incluyendo el diafragma, provocando que llegue menos aire a los pulmones y generando esa sensación de fatiga o de falta de aliento.

 

Pero no solo te puede faltar el aire por eso, las embarazadas también sufren unas adaptaciones llamadas mecánicas, debido a que tienen que cambiar su centro de gravedad, por lo que también puede cambiar de posición su diafragma. Al igual que también que se puede explicar con la restricción de espacio que hay en el tórax al acortarse la caja torácica

 

También existe la disnea de origen patológico, la cual es más problemática que las anteriores, ya que es un problema cardiovascular, y para su tratamiento es recomendable acudir al médico.

 

La diferencia de una disnea normal de una patológica reside en la tos. Si la disnea viene acompañada de tos, es un claro signo de que la disnea es de origen cardiopulmonar. Sobre todo si esa tos es seca e irritativa y suele empeorar por las noches o viene acompañada de mocos. En todo caso, sea como sea la tos acuda a su médico.


 

¿Cuándo aparece?

 

La disnea  se puede sentir desde el principio del embarazo hasta el final del mismo, pero la intensidad suele ser diferente a medida que se avanza en el embarazo. Durante el primer e inicios del segundo trimestre, la disnea suele aparecer de una forma más suave, y permiten incluso la realización de ejercicio físico. A partir de la mitad del embarazo la disnea suele aumentar de intensidad, debido al aumento del volumen sanguíneo, el cual aumenta gracias al crecimiento del bebé. 

 

Aunque a medida que pasa el tiempo del embarazo, aumenta la disnea, en general la falta de aire suele disminuir a partir de las semanas 34-36, gracias a que el bebé se encaja en la pelvis y la barriga suele bajar, por lo que los pulmones quedan más libres de espacio y pueden llenarse de aire mejor, aunque sin embargo al dormir podría continuar sintiendo falta de aire.

 

Para combatirla es recomendable evitar dormir boca arriba, durante todo el embarazo, ya que cuando se duerme de esa manera se comprime los vasos sanguíneos abdominales (la aorta y la vena cava), lo que provoca a una disminución del retorno de la sangre al corazón, y se puede sufrir un mareo, por lo que se recomienda dormir de lado.  


 

¿Solo eso para tratarla?

 

No, aparte de dormir de lado, también es recomendable algo de movimiento durante el día, es decir, no estar mucho rato sentada y mover las piernas, espalda y cuerpo y tomar paseos ligeros, al igual que evitar grandes esfuerzos y tratar de evitar la ansiedad y el estrés en su mayor medida.

 

También existen otros remedios, como preparar un jarabe natural con miel y berro, al igual que al dormir puede colocar varias almohadas para aliviar el peso de la barriga sobre los pulmones y así dormir de una manera más cómoda.

 

Si pese a las indicaciones anteriores, nota una pequeña aparición de la disnea, no tiene de qué preocuparse, ya que sigue siendo normal, mientras siga siendo una aparición leve, y que no hay ninguna sensación de alarma para el bebé ni la madre. Según comentan los expertos, los bebés tienen una gran capacidad de adaptación y al igual que la madre, éstos son capaces de modular la cantidad de riego sanguíneo que dirigen a cada órgano. 

 

Si nota que la disnea tiene una intensidad mayor, y viene acompañada de tos, le recomendamos que visite a su médico, y que determine el origen de las causas para su posterior tratamiento. 

 

¿La falta de aire perjudica al bebé?

 

Una falta de aire ligera no perjudica al bebé de ninguna forma, ya que el oxígeno que necesita le sigue llegando a través de la sangre del cordón umbilical.

comparte esta noticia