< Noticias

La importancia de los ejercicios kegel durante y después del embarazo

Hola mamá, seguro que has oído hablar más de una vez de los Ejercicios de Kegel, ¡incluso puede ser que tu ginecólogo te haya explicado algo! Pero si estás aquí hoy es porque quieres aprender mucho más de los beneficios que estos ejercicios pueden tener sobre tu suelo pélvico durante el embarazo y después del parto.

 

¿Qué son los Ejercicios Kegel?

 

Los Ejercicios de Kegel son ejercicios que, prácticamente, se basan en la contracción del músculo pubocóxico y cuyo objetivo es el de fortalecer la musculatura del suelo pélvico.

 

El suelo pélvico es el encargado de sostener el útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto. ¿Vas captando ya por qué es tan importante ejercitarlo? ¡Exacto! Estos ejercicios te ayudarán a controlar mejor tu vejiga y tus movimientos intestinales, sobre todo después de dar a luz a tu bebé, que será el momento en el que tu suelo pélvico más necesitará ser ejercitado.

 

Aún así, no tienes por qué esperar al parto para ponerte con ello, ya que puedes empezar hoy mismo a ejercitar tu suelo pélvico con los Ejercicios de Kegel, ¿quieres saber cómo? Te lo explico un poquito más abajo.

 

Alguno de los beneficios de realizar los Ejercicios Kegel durante el embarazo y después del parto

 

Como ya te habrás dado cuenta, el suelo pélvico forma un papel muy importante en nuestra vida diaria, ya que, mantenerlo ejercitado, ayuda a controlar zonas de nuestro cuerpo tales como la vejiga o el recto.

 

Pero, además, alguno de los beneficios de realizar los Ejercicios de Kegel durante y después del embarazo son:

 

  • Disminuir el riesgo de incontinencia fecal, ya que realizar estos ejercicios pueden ayudarte a fortalecer la musculatura del recto y evitar de esta forma defecar antes de llegar al baño.

  • Más control sobre tu vejiga, ya que, otro de los músculos que fortalecerás al realizar estos ejercicios, son los de la vejiga. De este modo, podrás evitar incómodas pérdidas de orina que pueden causar el parto vaginal.

  • Fortalecer el suelo pélvico. Como consecuencia del parto vaginal, nuestros músculos del suelo pélvico se pueden ver debilitados, dejando así que órganos como el útero, la uretra o el intestino ejerzan presión sobre la vagina. Con los ejercicios de Kegel, darás más soporte a los órganos pélvicos.

 

Además, un plus que te darán los ejercicios de Kegel será el control de toda esta musculatura. Esto te ayudará mucho a la hora de prepararte para el parto, ya que podrás desarrollar la capacidad de contraer y relajar los músculos de esa zona.

 

Durante el postparto te ayudarán de una forma muy diferente, ya que estos ejercicios serán clave para recuperar el tejido perineal, que se habrá estirado a causa del parto vaginal.

 

¿Cuál es la forma correcta de realizar los Ejercicios Kegel?

 

Hay un par de cosas que debes tener en cuenta a la hora de realizar los Ejercicios Kegel, aunque no debes preocuparte por nada, ya que estos ejercicios son realmente sencillos y, sin darte cuenta, ya los llevas a cabo casi a diario, ya que se trata de contraer y relajar los músculos que usas al interrumpir la orina.

 

A continuación te mostramos un par de tips que debes tener en cuenta a la hora de realizar los Ejercicios Kegel para realizarlos de forma correcta:

 

  • Busca un sitio donde puedas ponerte cómodamente a realizar los ejercicios y donde estés tú sola. Es importante que te concentres y, al principio, puede ser que necesites realizar los ejercicios tumbada o sentada.

  • Si no tienes claro los músculos que tienes que contraer y no estás segura, lo mejor es que lo consultes con tu médico, pero aquí te dejo un truco que quizás te sirva. Imagínate que estás evitando que se te escape la orina o una flatulencia, esos músculos que utilizas son los que tienes que ejercitar.

  • Asegúrate de que has vaciado la vejiga primero, pues los ejercicio consisten en contraer la musculatura del suelo pélvico durante 4 segundos y relajarlos. Se recomienda que los ejercicios se repitan al menos 10 veces seguidas.

  • No te frustres, los primeros resultados empiezan a notarse entre la cuarta y sexta primera semana, pero muchas mujeres no notan mejoría hasta que no llevan entre 3 y 6 meses realizando los ejercicios.

  • No debes realizar los Ejercicios Kegel mientras se orina y, si notas dolor de espalda o abdominal al realizarlos, es que no los estás haciendo de forma correcta. Por eso, evita contener la respiración o apretar el tórax mientras los realizas.

 

¿Cada cuánto tiempo debería realizar los Ejercicios Kegel?

 

Debes realizar los Ejercicios Kegel durante el embarazo tantas veces como te recomiende tu médico y debes empezar a realizarlos cuando él lo recomiende. Normalmente los ejercicios se recomiendan a hacer a partir del segundo trimestre de embarazo. 

 

Después del parto, también se recomienda que sea tu médico quien te dé indicaciones de cuándo debes empezar a realizar los ejercicios, pero si has tenido un parto vaginal sin complicaciones, lo normal es que puedas empezar a hacerlos al cabo de un par de días. Recuerda que lo importante siempre es que los realices cuando tú te sientas preparada.


 

¿Estás lista para realizar los Ejercicios Kegel? Recuerda que los podrás realizar siempre, no solo durante y después del embarazo, ya que poder llevarlos a cabo favorece tu musculatura pélvica, haciéndola más fuerte.

 

Si ya has empezado a realizarlos y quieres compartir tu experiencia con las demás mamás o, simplemente, todavía tienes alguna duda al respecto; déjanos un comentario después de este post y, por cierto mamá, ¡enhorabuena por tu embarazo!

comparte esta noticia