< Noticias

¿cómo involucro a mi pareja en el embarazo?

Hace justo una semana celebrábamos el Día del Padre y, desde entonces, no paramos de recibir mensajes de futuras mamás en los que nos preguntan cómo pueden hacer para que el futuro papá se involucre más en el embarazo. Parece ser que celebrar juntos su primer Día del Padre (aunque todavía no hayan conocido a su bebé en persona), ha hecho que muchas mujeres se planteen cómo involucrar más a su pareja en el embarazo. Si no vas a ser madre soltera, es probable que esta sea una de tus principales preocupaciones. Y es que tú sientes a tu bebé en tu interior y lo tienes siempre presente, pero es probable que tu pareja en ocasiones no sea tan consciente de que estáis a punto de crear una familia. Vivir la misma situación desde diferentes perspectivas puede hacer que vuestra experiencia sea distinta y que no os involucréis de la misma forma. Pero la realidad es que el embarazo es una etapa que podéis disfrutar los dos. Así que hoy, como muchas nos habéis pedido, os queremos dar unos consejos sobre cómo involucrar a vuestra pareja en el embarazo.

Acudid juntos a las citas médicas y a las ecografías

Que tu pareja te acompañe siempre que sea posible a las visitas al doctor y a las ecografías es importante, porque de esta manera podrá ver qué sucede en tu vientre. Es decir, podrá ver cómo crece el bebé a medida que pasan las semanas y establecer vínculos afectivos con él antes de que nazca. Además, de esta manera también podrá entender mejor todos los cambios que experimentas durante el embarazo.

Asistid juntos a las clases preparto

Las clases preparto nos ayudan a entender qué nos sucede durante el embarazo y el parto y, lo más importante, de los cuidados del recién nacido. Son muy útiles para resolver las dudas que puedas tener, por lo que es muy aconsejable que tu pareja también vaya y haga sus propias consultas. Además, en momentos de tensión y nervios, como pueden ser las contracciones o el parto, deberá ser tu pareja quien te sirva de apoyo y te tranquilice. Y la realidad es que la mejor manera de controlar los nervios es estando bien informando y sabiendo con exactitud qué ocurre.

Compartid vuestros sentimientos

Háblale de los cambios físicos que experimentas, de cómo son los días de tu embarazo, de las emociones y alegrías y de las ganas que tienes de ver a tu bebé; pero también de tus miedos y preocupaciones. Háblale de todo lo que necesites y pídele que también lo haga ella. Tu pareja también siente todos estos sentimientos y compartirlos hará que estéis más unidos, que sienta todo aquello que tu sientas y que, en definitiva, se involucre más en el embarazo.

Hazla partícipe de las decisiones

Haz que tu pareja participe en todas aquellas decisiones que tengas que tomar durante el embarazo. Demuéstrale que te importa y que valoras su opinión. Esto implica preparar y decorar la habitación del bebé, escoger la ropa, comprar los accesorios y juguetes, decidir el nombre… Cuanto más alejes a tu pareja de esas decisiones, más lejos estará después en el momento de tomar otras.

Anímala a que se informe

Informarse sobre un embarazo es síntoma de que tu pareja está interesada en descubrir todo aquello por lo que pasas. Si tu pareja lo ha hecho ya, puedes invitarla a que comparta sus pensamientos contigo. Si todavía no ha dado el paso, anímala para que busque información por Internet y lea libros sobre el desarrollo del bebé o su cuidado, por ejemplo. Una buena idea es hacerlo juntos. Compartir estos momentos es una gran oportunidad para que resuelva dudas y conozca y comprenda cada uno de los cambios que a lo largo de nueve meses vivirá tu cuerpo.

Haced planes juntos

Intentad llevar una vida lo más normal posible. Hay parejas que cuando se quedan embarazadas se unen todavía más de lo que estaban, pero hay otras que, en cambio, se distancian. Muchas veces ocurre esto porque dejan de hacer actividades juntos como solían hacer en el pasado. Para evitar que esto ocurra y manteneros unidos y que, por lo tanto, tu pareja se involucre en el embarazo, podéis buscar actividades que os gusten y que se adecuen a tu situación. Por ejemplo, podéis ir al cine, ir a una tienda de muebles a escoger su habitación o hacer ejercicio moderado. Salir a pasear juntos es bueno para el embarazo y para vuestra relación.

Acepta su apoyo

Muchas mujeres rechazan la ayuda que su pareja le ofrece porque sienten que ellas solas pueden con todo. Puede ser así, pero es mejor aceptar el apoyo que nos ofrecen. No siempre es necesario que carguemos solas con todo. También podemos ser nosotras mismas las que pidamos ayuda. Cuanta más colaboración y compenetración exista más se comparte la situación y más fácil es sobrellevarla.

Deja que sienta al bebé

No hay forma más especial de involucrar a tu pareja en el embarazo que dejarla sentir al bebé: permítele notar las pataditas y cómo se mueve dentro del vientre, invítala a que te acaricie la barriga y anímala a que le hable o le cante. Pero sentir al bebé también es estar presente en el parto. Puede que tu pareja se sienta algo perdida sobre cómo ayudarte, pero es un momento que siempre recordareis y que no solo te unirá a ti, sino también al bebé. Involucrar a tu pareja desde el embarazo hará que seáis una pareja más unida, fuerte y comprometida en la educación de vuestro bebé.

comparte esta noticia