< Noticias

Los cambios en el flujo durante el embarazo

 

Los cambios que puede sufrir el flujo durante el embarazo son algo normal, así que, en un principio, no es motivo de preocupación. Durante la última etapa del embarazo, además, se pueden volver mucho más abundantes. Generalmente, suele producirse un aumento del flujo vaginal y este suele ser de color blanquecino y más espeso que de costumbre debido a los cambios hormonales que se sufren durante la etapa de gestación.

 

Pero incluso si llegase a notarse más mucoso que de costumbre y de colores amarillentos o algo verdosos, puede no suponer un grave problema, ya que para nada afectará al bebé, aunque sí que pueda afectar a nuestro estado de salud, por eso es importante acudir al médico, aunque sepamos que no afectará al bebé. El verdadero problema se encuentra en si el flujo resulta ser más líquido de lo normal y se vuelve algo más transparente, ya que podría tratarse de una pérdida del líquido amniótico, y esto sí que afecta directamente al desarrollo del bebé.

 

Aumento del flujo vaginal

Que el flujo se vuelva abundante tanto en las primeras etapas de la gestación como en la última, pocas semanas antes del parto, es algo común entre las mujeres embarazadas y algo que se considera normal durante el proceso del embarazo.

 

Los primeros meses, las mujeres embarazadas suelen sentir que tienen una necesidad mucho más frecuente de tener que ir al baño a causa de pérdidas. Y es que los cambios que sufre el cuerpo tanto a nivel físico como a nivel hormonal provocan que el moco vaginal aumente de forma considerable y que, debido a su abundancia, llegue incluso a expulsarse por la vagina poco a poco. 

 

También existe lo que se llama leucorrea, que sucede cuando el flujo empieza a verse algo más blanquecino que de costumbre y con un olor algo desagradable. Esto suele anunciar una infección vaginal que se produce a causa del aumento del tapón mucoso, que en caso de embarazo, es el que suele proteger de posibles infecciones. El color del flujo que se tiene cuando se padece de leucorrea puede incluso llegar a presentar manchas de sangre cuando su gravedad empeora, y es que en este caso puede anunciar un cáncer de vagina o de cérvix. Es recomendable acudir al ginecólogo cuando notemos que nuestro flujo empieza a variar de maneras tan drásticas. 

 

El aumento del flujo vaginal también resulta ser muy frecuente durante la última etapa del embarazo, ya que es la que más cerca se encuentra del parto y eso provoca que el moco que protege las paredes de dentro del útero se vuelva mucho más mucoso y mucho más grueso de lo normal. Si llegasen a notarse picores o pérdidas de líquido casi transparente, lo mejor es acudir al médico.

 

Pero volviendo al tema de si nuestro flujo se mantiene estable, aunque se note que ha aumentado bastante. A una mujer embarazada cuyo flujo le aumenta mucho, le puede suponer una molestia e incomodar de más en su día a día, por eso se recomienda mantener la zona higienizada y utilizar protectores, como pueden ser compresas para evitar empapar la ropa interior. Nunca se deberán utilizar tampones ni nada que requiera introducirse algo en la vagina, ya que esto podría afectar negativamente al desarrollo del bebé. El algodón también es una buena opción debido a lo poco irritable que es para la piel.

 

Cómo cuidarnos durante las etapas del embarazo en las que el ciclo aumenta

Los cambios en el flujo vaginal son una forma que tiene el cuerpo de adaptarse al embarazo de manera natural, son algo que no se puede evitar, pero tampoco es que supongan graves problemas. Pero siempre pueden resultar incómodos o producirnos inseguridades al no saber cómo tratarnos durante las etapas en las que esto sucede, que como hemos visto son los primeros meses de la gestación y las últimas semanas, que son las previas al parto. 

 

En caso de que el aumento del flujo pueda resultar incómodo, siempre se pueden llevar a cabo una serie de acciones para intentar evitarlo.

  • Tener una buena higiene en la zona genital y mantenerla seca.

  • Utilizar salvaslips para no mojar la ropa interior.

  • No utilizar pantalones demasiado ajustados o de material sintético

  • Evitar papeles o jabones perfumados.

  • Utilizar toallitas higiénicas o protectores.

 

Acompañar todo esto con una buena alimentación evitará que se puedan contraer infecciones durante la etapa de gestación, ya que además el aumento de flujo, puede facilitar a las bacterias la entrada a la cavidad interior de la vagina. El consumo abundante de azúcar refinado tampoco es aconsejable, ya que ayuda a que los hongos proliferen con mayor facilidad, mientras que, por otro lado, el yogurt si que ayuda a todo lo contrario, por lo que es muy recomendable su consumo.

 

El aumento del flujo vaginal no es nada de lo que preocuparse, es algo normal, así que si notas que va aumentando poco a poco, no te asustes, es parte del embarazo. Lo importante es cuidarse mucho y estar alerta de las señales que hemos podido ver para así prevenir infecciones.

comparte esta noticia