< Noticias

Musicoterapia durante el embarazo

 

 

La musicoterapia es una forma en la que la música es capaz de mejorar la salud de las personas. Es evidente que la música influye en nuestro estado de ánimo. Es capaz de hacer variar nuestras emociones y también de mejorar nuestro bienestar. Por eso se han desarrollado una serie de terapias basadas en la música y que se conocen bajo el nombre de musicoterapias. Y que además pueden ser terapias clave para que se desarrolle satisfactoriamente el embarazo.

 

La musicoterapia emplea la música y distintos elementos sonoros para ayudar a mejorar la salud de las personas. Es algo que se lleva utilizando siglos y que además de tratar malestares es capaz de prevenir determinados problemas de salud. El autismo, el Alzheimer, problemas psiquiátricos e incluso medida para controlar el dolor son temas que se pueden tratar gracias a la musicoterapia. Y es que cada vez se utiliza más en ámbitos de la medicina y, sobre todo, en las áreas de neonatología, pediatría, obstetricia, neurología, etc.

 

También es importante no confundir. La musicoterapia no es ponerse a escuchar música agradable y ya. La musicoterapia se lleva a cabo por profesionales especializados en el uso de sonidos, silencios, música, efectos, todo ello con fines terapéuticos. Es otro medio para mejorar el funcionamiento físico, emocional y comunicacional. Y durante el embarazo es súper útil para fortalecer tanto el vínculo con el bebé, como su calidad de desarrollo.

 

 

Cómo funciona la musicoterapia en el embarazo

Es capaz de reducir la ansiedad y el estrés

El embarazo pasa por distintas etapas y unas se llevan mejor que otras. Y las pruebas, las ecografías, las molestias e incluso la presión que tiene sobre nosotras el entorno pueden hacernos tener cuadros de estrés e incluso de ansiedad. La musicoterapia en este sentido es capaz de modular la atención y las emociones y favorece la producción de sustancias placenteras como la dopamina o las endorfinas.

 

 

Mejora el desarrollo auditivo del bebé

El bebé empieza a desarrollar su aparato auditivo a partir de unos tres meses y medio. Es la etapa en la que el bebé empieza a percibir los primeros sonidos aun encontrándose dentro del útero. Y es también, a partir del cuarto mes, cuando empiezan a percibir los sonidos de fuera del útero. Las voces, los sonidos de la calle, de lo que vemos, el ruido del ambiente. El bebé es capaz de diferenciarlo todo, es más, también es capaz de responder los tonos de voz y los ritmos.

 

 

Fortalece los vínculos afectivos con el bebé

La musicoterapia es capaz de fortalecer los vínculos afectivos entre la mamá y el bebé, además de con la pareja. Es en este momento en el que el bebé empieza a confiar tanto en las voces de las personas que van a ser más cercanas para él. Como a la mamá en la tarea de empezar a comprender las respuestas que el bebé tendrá a la hora del parto. Se transmiten las emociones con el bebé, transmitiendo tranquilidad y estados de calma, y el bebé será capaz de transmitir lo mismo.

 

 

Nos ayuda a canalizar el dolor

La musicoterapia además nos ayuda a centrar la atención y a focalizarla en otras cosas que nos ayuden a no pensar en los dolores del embarazo. Ayuda a canalizar tanto las emociones como a concentrarnos en la respiración y en la relajación. También la musicoterapia se asocia a un aumento de la inmunoglobulina A, anticuerpo que se asocia a la inmunidad. Por tanto, la musicoterapia nos ayuda a aumentar la cantidad de células que combaten gérmenes y bacterias.
 

comparte esta noticia