< Noticias

Natación en el embarazo

Practicar natación en el embarazo es uno de los ejercicios más beneficiosos y cómodos para la futura mamá. Aprovechamos la época del verano para darte algunos consejos sobre cómo hacer natación en el embarazo... ¡Sigue leyendo!  El embarazo y el verano, normalmente no se llevan bien, hace mucho calor y junto con el cansancio que conlleva el embarazo puede ser un poco insoportable. Si dispones de una piscina o tienes alguna cerca ¡no dudes en ir! Además de refrescarte, hacer natación en el embarazo es muy beneficioso para la futura mamá y para el bebé. Al practicar natación podrás tonificar tus músculos y llegar en forma al momento del parto. Dentro del agua te sentirás muy ligera ya que no sientes el peso de tu tripita. Además, tu sistema cardiorespiratorio mejorará. natacion-en-el-embarazo A continuación, vamos a hablar de algunos ejercicios que podrás realizar tú sola en la piscina. ¡Ponte el bañador y comenzamos!

  • Nada de espaldas lentamente moviendo tus brazos y piernas mientras dejas flotando tu cuerpo. Esto te ayudará a relajarte, piensa en todo lo positivo que estás viviendo en estos momentos y lo pronto que estarás con tu bebé. ¡Seguro que te pones muy feliz!
  • Pega tu espalda a la pared de la piscina y agárrate al borde, pon tu piernas juntas y estiradas y ve subiéndolas y bajándolas. Con este ejercicio ejercitaras tus abdominales.  
  • Estira tu espalda. Apoya los brazos extirados en el borde, flexiona tus rodillas y estira tu espalda hacia atrás. Esto te ayudará a liberar tu espalda de cargas y sentirte más relajada.
  • Si tienes un churro de piscina, siéntate sobre él y mueve tus brazos "estilo rana". Esto te ayudará a fortalecer tus brazos y tu pecho. Este ejercicio también puedes hacerlo abriendo bien los brazos hasta la altura de tu cuerpo para ejercitar los hombros.
  • También puedes poner las piernas encima del churro de piscina, dejándolas relajadas y desplazándote gracias a tus brazos por la piscina.
  • Camina por la zona que menos cubre de la piscina, al estar en el agua te costará un poco más, por lo que estarás haciendo fuerza con tus piernas.
  • Ponte en una zona en la que hagas pie, sube una pierna todo lo que puedas y ábrela lentamente hacia un lado, luego bájala con suavidad. Luego repite la acción con la otra pierna y haz varias repeticiones.

Hay estudios que demuestran que practicar deporte acuático ayuda a no aumentar de peso en el embarazo, ¡incluso reduce la probabilidad de cesárea! Pero, a parte de todos sus beneficios físicos, no podemos olvidar sus beneficios a nivel de bienestar psicológico. Además, te ayudará a dormir mejor, y sabemos que durante el embarazo descansar es crucial. ¿Qué más beneficios quieres? ¡No hay nada mejor que practicar natación en el embarazo! ¡Coge ahora mismo tu bañador y vete a la piscina a disfrutar del agua!


¿Quieres ver a tu bebé chuparse el dedo? ¿Sonreír? ¿Hacer muecas?

¡No esperes más!

Busca el centro Ecox 4D más cercano en nuestro listado de centros y reserva ya tu cita para vivir una experiencia única.

comparte esta noticia