< Noticias

Los primeros síntomas que nos confirman el embarazo

 

Los síntomas de un embarazo pueden en un principio confundirse con los síntomas premenstruales, algo frecuente si no se tiene la sospecha del embarazo ni nos hemos realizado el test para confirmarlo, pero ante esta duda nuestro cuerpo es capaz de darnos una serie de pistas. Los síntomas más frecuentes se suelen dar durante los primeros días e incluso durante las primeras semanas, y no necesariamente después de la primera regla, pueden hacerse visibles incluso cuando todavía no se ha producido su falta, por eso es importante conocer estos síntomas y que no nos pille de sorpresa. Si lo que buscamos es un bebé, podremos intuir si lo que sentimos se trata de un embarazo o de síntomas premenstruales. 

 

El conocer estos primeros síntomas nos ayudará a diferenciar mejor qué es lo que está sucediendo en nuestro cuerpo y descubrir si nos estamos quedando embarazadas. Normalmente suelen empezarse a notar tras las primeras dos o tres semanas de falta de regla, y a partir de aquí los acontecimientos empiezan a sucederse a mucha más velocidad. No hace falta realizarse un test de embarazo para saber que, si nos notamos más hinchadas, más cansadas, con dolor en los pechos o con malestar, es probable que lo estemos, ¡las hormonas se ponen en marcha enseguida! 

 

Sigue siendo recomendable realizarse este test para salir de dudas, pero aún así, vamos a ver cuáles son los principales síntomas de embarazo que notaremos y que la mayoría de mujeres experimentan durante este proceso de gestación.

 

Principales síntomas del embarazo

  • Cambios hormonales: Las hormonas del embarazo que empiezan a actuar cuando se está concibiendo un bebé actúan muy rápido, cambios de humor, manchas, tripa hinchada... Y es que todos los síntomas del embarazo son causados por los cambios hormonales.

  • Retraso de la menstruación: El síntoma más popular de todos, así que estate atenta. Un retraso de la menstruación puede no tener importancia o suponer el principio de la gestación del bebé. Cuando notemos que nuestro ciclo se retrasa y sospechemos de un embarazo, lo ideal sería realizarnos el test. El retraso de la regla no siempre se traduce en embarazo, influyen muchos otros factores, pero mejor salir de dudas.

  • Náuseas y vómitos: No suelen empezar hasta pasado un mes, pero sí existe la posibilidad de poder sentirlas un poco antes. Estas náuseas y vómitos pueden suceder en cualquier momento y sí que son un claro síntoma de embarazo.

  • Ganas de orinar: Es normal que se empiecen a sentir más ganas de orinar a partir de la sexta semana de embarazo, y es que los riñones trabajan más durante esta etapa debido al aumento de sangre circulando y líquidos que circulan por el cuerpo.

  • Tensión en los pechos: Las mamas durante la etapa del embarazo son mucho más sensibles y se sienten más hinchadas que de costumbre, es algo que también sucede con la regla, así que en caso de no tenerla, puede ser un síntoma de embarazo.

  • Aversión por ciertos olores y sabores: El aumento de los estrógenos en el organismo de una forma tan rápida al quedarse embarazada puede provocar que sintamos aversión por ciertos olores y sabores, así como una percepción alterada de los mismos. 

  • Cansancio: La progesterona, al aumentar en cantidad al estar embarazada, suele ser la causante de que se sienta un cansancio y una somnolencia más grande de lo normal. Durante el segundo trimestre de embarazo, se recupera la energía y al final de la gestación vuelve a producirse, pero esto significa que el embarazo está yendo bien.

  • Mareos y desmayos: Los desmayos no son muy comunes, así que no hace falta preocuparse, son los mareos sí que son algo más frecuentes.

  • Pérdidas de sangre: Nada de lo qué asustarse, estas pérdidas suelen ser minúsculas y no duran más que un par de días, aun así esto le sucede a pocas mujeres, por lo que si te pasa es recomendable acudir al ginecólogo.

 

Ahora que ya conocemos estos síntomas que nos indican un posible embarazo casi de forma segura, podemos sacar nuestras propias conclusiones.

 

Sigue siendo más eficiente el comprobarlo con un test de embarazo, esta prueba se puede encontrar en cualquier farmacia y es muy sencilla de entender, y resulta muy eficiente tras la primera semana de retraso de la menstruación. En caso de que el test no fuera claro, también podríamos hacernos un análisis de sangre, esto también nos informará sobre el aumento de la concentración de las hormonas y ver si el embarazo está progresando adecuadamente.

comparte esta noticia