< Noticias

¿qué debo llevar al hospital para el parto?

 

Si bien muchas veces es bueno dar rienda libre a la imaginación y la improvisación, en cuestiones tan importantes como un embarazo es mejor tenerlo todo planificado.

 

Y es que cuando se acerca el final de la gestación, son muchas las madres que prefieren tenerlo todo bajo control y estar seguras de que han planificado todas aquellas cuestiones que pueden ser planificadas.

 

No dejar espacio para la improvisación en lo que se refiere a la organización de un embarazo puede ser tu aliado para tranquilizarte y garantizarte (siempre dentro de las posibilidades) de que el momento del parto va a ser como lo esperas. Y para ello hoy te recordamos qué cosas necesitas incluir en la bolsa del hospital para tu bebé para que, si te encuentras en la etapa final del embarazo, puedes empezar a prepararla con todos los objetos que necesitarás, ya que a partir de ahora el bebé puede nacer en cualquier momento.

 

Primero de todo es importante aclarar que dependiendo del tipo de centro en el que des a luz, es decir, si se trata de uno público o uno privado, necesitarás unos objetos u otros. Esto es así porque en función del tipo de hospital te proporcionarán más o menos. De todas formas, nosotros te los vamos a hacer una lista con todos para que después puedas consultar directamente con tu hospital y asegurarte de qué es necesario que incluyas en tu bolsa.

 

Qué debes incluir en la bolsa del hospital

 

  • Ropa para el hospital. Generalmente en el hospital le proporcionarán lo que necesita para sus primeros días, lo que incluye bodies y pijamas, pero si lo prefieres puedes traer los tuyos (con tres o cuatro de cada es suficiente). Si optas por esta opción, recuerda que debe ser ropa que sea fácil de poner y no complique el cambio de pañal. Es aconsejable llevar también ropa un poco más grande o de dos tamaños diferentes, por si, aunque los controles hayan calculado su peso, no le valiera la ropa de recién nacido.
  • Un conjunto para la salida del hospital. Esto es, la ropa que llevará tu bebé para ir a casa. No debes olvidar que la ropita que necesite dependerá del momento del año en que nazca el bebé. Además, incluye una toquilla para que no se quede frío cuando le tengas en brazos.
  • Pañales de recién nacido. Normalmente te los darán en el hospital, pero puedes llevar algunos por si acaso.
  • Un neceser con sus productos de aseo, como son una esponja natural, jabón, toallitas orgánicas, toalla de algodón, crema hidratante, colonia, pomada para el culito, cepillo de pelos blandos, gasas, almohadillas de lactancia, lima de uñas o bastoncillos para los oídos.
  • Patucos o calcetines para mantenerlo calentito. Dos o tres pares serán suficientes.
  • Un gorro, ya que los bebés pierden mucho calor por la cabeza.
  • Tres o cuatro baberos.
  • Chupetes. Muchos doctores no recomiendan dar chupete al bebé recién nacido, pero son muchas las madres que recurren a ellos por el dolor de pezones. Es por ello que nunca está de más incluirlos en la bolsa del hospital.
  • Toallas de muselina, puesto que son hipoalergénicas, muy absorbentes y su textura suave es ideal para la piel delicada de tu pequeño.
  • Un babero para cuando le des de comer.
  • Una mantita para arropar a tu bebé.

 

Cómo organizar la bolsa

 

Lo ideal es que a partir de las dos o tres semanas antes de la fecha prevista de parto lo tengas todo listo en una bolsa de viaje. De esta manera, si el parto comienza fuera de casa y no puedes pasar por casa para recogerlo, alguien podrá hacerlo por ti. Esta es la mejor forma para tenerlo todo preparado y que no se te olvide nada.

 

Asimismo, si vas a dar a luz en un centro privado y no te van a proporcionar ropa, es recomendable que separes en otra bolsa lo que te pedirán en el mismo paritorio para ponerle a tu bebé tras nacer.

 

Recuerda que las cosas que debes llevar al hospital para el parto tienen que ser las imprescindibles, es decir, las que creas que vas a necesitar y que en tu hospital no te van a proporcionar, así que hace falta que te lleves toda la casa ni te agobies porque algo se te haya olvidado. Seguro que algún ser querido te lo puede traer de casa o comprar.

 

comparte esta noticia