< Noticias

¿me puedo quedar embarazada durante el período de lactancia?

 

Es la pregunta más común que se suelen hacer las recién estrenadas mamás. Algunas piensan que no es posible y otras piensan que sí, pero en este post vamos a despejar cualquier duda al respecto sobre este tema.

 

La respuesta a la pregunta que se ha planteado en el titular, y que muchas mamás primerizas se hacen conforme dan a luz, es un sí como una casa, te puedes quedar embarazada durante el período de lactancia. Es verdad que es posible que, durante este período, no se ovule, pero no es una norma generalizada que se dé en todas las mujeres, por lo que no es un argumento plausible para pensar que no te puedes quedar embarazada durante este período. 

 

Como hemos comentado en el párrafo anterior, sí que hay mujeres que pueden no quedarse embarazadas durante el período de lactancia. Este caso se da en mujeres que sufren Amenorrea de la Lactancia (MELA). Las mujeres que sufren de MELA durante el período de lactancia, tienen una probabilidad de quedarse embarazada muy baja. ¿Cuáles son los requisitos para que esto suceda?:

 

  • Que el bebé tenga menos de 6 meses.

  • Que no le haya vuelto la regla a la mamá.

  • Que el bebé sea alimentado exclusivamente y a demanda del pecho, de forma que no tome nada, ni siquiera agua.

  • Que el bebé haga las tomas de una forma frecuente. Por esto se entiende que no permanezca más de 6 horas sin mamar de noche, ni más de 4 horas sin tomar el pecho durante el día.

 

Si no cumples por completo con estos requisitos, entonces el riesgo de quedarte embarazada durante el período de lactancia es más elevado. Aún así, las madres lactantes, pueden usar perfectamente métodos anticonceptivos de barrera, como por ejemplo los preservativos, o también pueden usar anticonceptivos hormonales únicamente elaborados de progesterona, como la pastilla del día después.

 

¿Qué pasaría si te quedaras embarazada durante la lactancia?

 

Seguramente todo el mundo te dé la enhorabuena por la noticia. Pero, seguramente, lo que más te preocupe a ti es si puedes seguir dándole el pecho a tu bebé durante el embarazo o será perjudicial para el nuevo miembro de la familia. No te preocupes porque, hoy en día, no es necesario dar el pecho a tu bebé si no quieres, ya que existen múltiples sustitutivos de leche materna que ya cuentan con la mayoría de los componentes con los que cuenta la leche materna.

 

Aún así, si tu eres de las que prefieren darle el pecho a tu bebé, no te preocupes porque, si no hay riesgo de aborto o de parto prematuro, podrías darle el pecho a tu bebé durante el embarazo sin ningún problema. Pero, lo mejor que puedes hacer en cualquier caso, es ponerte en contacto con un especialista para que estudie tu caso y te recomiende lo mejor para tus dos bebés. 

 

Tampoco hay ningún problema en cuanto al desgaste. Una lactancia bien establecida sólo supone una pequeña reducción de energía. Solo hay que seguir con una buena dieta y saludable capaz de saciar tu apetito, para que se pueda seguir produciendo leche sin comprometer la salud y crecimiento del bebé en tu útero, ni tu salud. Y por si acaso no te ha convencido, se ha demostrado que los bebés nacidos mientras la madre amamantaba tuvieron pesos acordes y superiores, por lo que puedes ver que la lactancia y el embarazo son totalmente compatibles.

 

Embarazo y lactancia en tándem: efectos y consecuencias

 

  • Tus pechos se vuelven muy sensibles: uno de los primeros síntomas de embarazo puede ser este. En ese momento, puede que las tomas se vuelvan muy desagradables. No estamos hablando de un dolor insufrible, más bien unas molestias cuando el pequeñín se acoge a la teta, lo que puede provocar un destete o un menor número de tomas.

 

  • Tienes menos leche: no es que te vayas a quedar sin leche, sino que a partir del tercer o cuarto mes de tu embarazo es posible que tu producción disminuya. La cantidad más reducida de leche es algo que disgusta a los bebés, por lo que es probable que lo vayan dejando de una manera natural.

 

  • Muchos niños se destetan: como hemos comentado en el párrafo anterior, un 60% de los niños se destetan durante el embarazo. La mayoría lo dejan alrededor del tercer o cuarto mes, que es cuando coincide con la caída de producción, aunque también es común que lo dejen al final del segundo trimestre. Antes se creía que los bebés lo dejaban debido al sabor al llegar al calostro, pero ahora se sabe que la leche materna no se convierte en calostro hasta días después del parto.

 

  • Ligeras contracciones en el útero: algunas mujeres han llegado a reportar unas ligeras contracciones en el útero cuando dan la toma al hijo mayor, pero no es para preocuparse, cesan al finalizar la toma.


 

Sin lugar a dudas, si te encuentras en esta situación, lo mejor que puedes hacer es acudir a un especialista que pueda determinar tu situación y la de tus bebés y te dé la mejor solución.

comparte esta noticia